• Josu Cantu

Reseña The Umbrella Academy: Temporada 1

Actualizado: ago 4

Marvel se fue de Netflix y llegó la familia Hargreeves a llenar ese vacío de superhéroes.


Vivimos en un mundo lleno de contenido de Marvel, DC, y personajes nuevos como los vimos en la serie de Prime Video, The Boys. Esto no parece que se vaya a detener pronto con plataformas de streaming como HBO Max y Disney+. Netflix al no querer perder este segmento con la partida de Daredevil, Punisher, entre otras, tomó una decisión que podría ser considerada como muy arriesgada. Hoy, a poco del estreno de una segunda temporada de The Umbrella Academy, podemos decir que valió la pena.

Esta serie, basada en el cómic creado por Gerard Way (sí, el vocalista de My Chemical Romance), trata sobre una familia disfuncional de siete hermanos que fueron adoptados, o más bien comprados, por Reginald Hargreeves. Tras ver que más de 40 niños alrededor del mundo nacieron al mismo tiempo, con madres que no estaban ni embarazadas, Hargreeves se dio a la tarea de buscarlos a todos. Siete madres aceptaron su oferta.


Así nace The Umbrella Academy, un grupo de adolescentes superhéroes tan populares, que, si su fama hubiera sido en el tiempo presente y no durante los 2000s, serían más influencers que héroes. Sin embargo, esta primera temporada, no está enfocada en esta vida de adolescentes salvando al mundo frente a los reflectores. La trama sucede años después, cuando los hermanos se reúnen por la muerte de su padre adoptivo y una amenaza del fin del mundo para la cual han sido entrenados.

Esta no es una serie donde vamos a ver los súper poderes brillar capítulo tras capítulo. Quienes brillan y se roban cada escena en la que están, son las personas detrás de la máscara, los hermanos Hargreeves. Como cualquier familia o súper equipo de Marvel o DC, vas a tener a tu favorito. Hay para todos. Puede ser el líder Luther (Tom Hopper), mitad simio mitad humano, con su fuerza extraordinaria. Está también el estereotipo de ex celebridad caída en las drogas Klaus (Robert Sheehan), quien puede invocar a los muertos y comunicarse con ellos, un poder oscuro contrastado con las risas que provoca.

Las escenas de acción son por lo general muy bien dirigidas, pero no traen nada innovador a la mesa. Vemos una mezcla de cámara lenta del estilo de Zack Snyder con rápidos movimientos de cámara yendo de uno en uno a los diferentes personajes involucrados. Si lo que buscas es un prototipo de superhéroe de personalidad sombría y que resuelve todo con combate mano a mano, Diego (David Castañeda) será quien te entregue la diversión más cercana a lo que Netflix nos llegó a mostrar con Daredevil.


En lo personal quien se lleva esta temporada es Five, un viajero de tiempo y espacio que por cuestiones de “ciencia que no entendemos” se queda atrapado en su cuerpo de adolescente, a pesar de tener una mente y personalidad de alguien de 58 años. No solo es quien más mueve la historia, actuando mientras sus hermanos en mayor parte reaccionan a sus entornos, pero también su interpretación es increíble. Aidan Gallagher a los 15 años logra que nos olvidemos de su edad física y te adentras por completo a su actuación de un hombre casi en sus 60s que ha visto ya demasiadas cosas para su propio gusto. Es Five quien llega a advertirle a los Hargreeves del fin del mundo que se acerca y quien tiene que (y prefiere) tomar la situación en sus manos por su arrogancia al saber que es el más inteligente y experimentado de todos.


The Umbrella Academy es una historia de reconciliación y descubrimiento familiar situada en un mundo de superhéroes y apocalipsis inminente. Los guionistas se toman su tiempo para mostrarnos el lado humano sin tener que recurrir a acción y efectos especiales para enamorarnos; aunque el trabajo que hicieron con Pogo, el simio asistente de Reginald, parece sacado directo de la más reciente de Planeta de los Simios. Sin embargo, son Allison (Emmy Raver-Lampman) y Vanya (Ellen Page) quienes cargan con el corazón de esta primera temporada pues son las que más pudieron dejar atrás los años de la Academia y comenzar sus vidas tradicionales.


Los creadores de la serie, Steve Blackman y Jeremy Slater, hacen un excelente trabajo en introducir este mundo nuevo sin que el espectador se sienta abrumado. Todo es acomodado y explicado con precisión, sin embargo, esto les termina por afectar en el “segundo acto” de la temporada. Me pone a pensar mucho si en realidad necesitábamos 10 episodios, de una hora cada uno, para contar la historia que contaron. En esa parte media tomamos muchos desvíos a escenas que, por lo menos hasta ahora, no llevan la historia a ningún lugar. Esto es principalmente notorio en el arco de los asesinos por contrato; Cha-Cha y Hazel. Estos dos aparecen a lo largo de la temporada, pero no se sienten como parte del plan maestro de la serie y afectan mucho el ritmo de los episodios.

Para alguien que no ha leído los cómics, es difícil comprender que tan grande es este mundo creado por Gerard Way. Esta primera temporada nos muestra mucho que nos hace cuestionarnos que tan importante va a ser para el futuro. El verdadero atractivo de The Umbrella Academy está en los hermanos Hargreeves y sus personalidades tan bien desarrolladas. Es probable que no tardes en elegir a tu favorito, pero cada escena donde están juntos solo hará que te enamores un poco más de cada uno. Esta familia disfuncional lleva todas las emociones que sentirás a lo largo de la historia, solo esperemos que en la segunda temporada podamos pasar más tiempo con ellos.


Puedes encontrar la reseña de la segunda temporada aquí.