• Josu Cantu

Reseña Work It

Actualizado: ago 8

Netflix llega con su propia versión de Step Up para centennials.


Work It no es nada nuevo en el catálogo infinito de dramas/comedias de adolescentes. Actores que definitivamente no tienen edad de preparatoria, romance, una protagonista encontrándose a sí misma y una historia predecible. Esto no es del todo malo, pues la película cuenta con un elenco que le cae bien a cualquiera, y que manejan la comedia mucho mejor de lo que uno esperaría de una película con premisa tan familiar.

Producida por Alicia Keys, Work It sigue a Quinn (Sabrina Carpenter); una adolescente de un excelente promedio, parte de todos los grupos estudiantiles, y con aspiraciones profesionales muy altas. Su sueño es entrar a la Universidad de Duke y ha hecho todo lo que cualquier búsqueda de Google te dirá que hagas para entrar a tu universidad de elección. Promedios altos. Actividades extracurriculares. En general, sobresaliente. Es justo lo que Quinn hace, pero también el resto de los alumnos que hicieron esa misma búsqueda de cómo entrar a universidad. En su entrevista se da cuenta de esto y decide mentir sobre ser parte del equipo de baile, aunque no sepa bailar.


Lo que funciona muy bien, y han hecho recientemente este tipo de películas, es que el guion no se esfuerza en hacer a Quinn un estereotipo nerd o geek. Ella es una más en su prepa. Tiene sus propios problemas y se esfuerza demasiado por lograr los sueños de su mamá, aunque piense que son los suyos. Esto, combinado con el gran carisma de Carpente, hace a Quinn un personaje al que te puedes relacionar muy fácil. Su relación con su mejor amiga Jasmine (ex Youtuber Liza Koshy) da para los mejores momentos cómicos en la película. Koshy es una de las gratas sorpresas en esta era de influencers dando el salto a la pantalla grande.

Al formar a su equipo de underdogs, liderados por la “leyenda de baile” de su prepa Jake Taylor (Jordan Fisher), comienza esta historia de una adolescente encontrándose a sí misma a través del baile y el amor. Jake desde que lo vemos por primera vez en pantalla es obvio que será el interés romántico de Quinn, pero eso no afecta a la química que tienen estos dos y da para una relación si bien un poco apresurada, bastante creíble. Insisto, nada nuevo, pero los personajes están suficientemente bien escritos para querer que logren sus objetivos.



A pesar de que el principal obstáculo de Quinn es su nula habilidad de baile, también tenemos un antagonista, Juilliard, interpretado por (Keiynan Lonsdale). Es un personaje demasiado exagerado que cuesta creer que una persona real hablara así, pero Lonsdale y la película en general no se toman tan en serio como para que su personaje sea molesto. Llega incluso a ser chistoso en algunas escenas y el actor se puede ver que se divierte con ello.

Con 93 minutos de duración, Work It establece muy bien la problemática, pero su segundo acto se puede sentir un poco repetitivo con baile tras baile. El tercer acto es predecible y, aunque no voy a entrar a spoilers, probablemente tampoco te va a ser una gran sorpresa o revelación. Es muy fácil saber a dónde va la película pues ya lo hemos visto más de una vez en películas como Step Up o Bring It On.


Lo que carga con esta película es una interpretación carismática y muy fácil de creer por parte de Carpenter. Es un sentimiento que muchos han vivido de ponerse expectativas muy altas para cumplir los sueños de alguien más y forzarte a ser el mejor por la demanda académica de las universidades hoy en día. Es una representación de cómo la presión estandarizada por un buen futuro académico ha hecho a muchas estudiantes se pierden a sí mismos por obtener el título de una universidad top.

Work It no busca ser tan profunda o tan filosófica en el género de coming of age pero logra dar un mensaje para una generación que esta por entrar a una etapa donde tendrán que decidir lo que van a hacer por el resto de sus vidas. No esperes que esta película sea el disruptivo en los dramas de adolescentes, pero con actuaciones adecuadas, más comedia de lo esperado y una historia que entiende a su mercado, este original de Netflix es una grata sorpresa para pasar el fin de semana. Aunque para el próximo ya la hayas olvidado.


Calificación: