• Josu Cantu

Reseña Soul

Pixar para adultos.


Desde su primer trailer, Soul es una de mis películas más esperadas del 2020. Este sería uno de los años raros donde Pixar tendría dos estrenos. Onward siendo el primero, fue a mi gusto, algo decepcionante. Así que seguramente la compañía no podría fallar dos veces en un año. ¿Cierto? Cierto. Soul llega de la mano del ya cuasi legendario Pete Docter (director de mi película favorita de Pixar: Inside Out), y apunta más alto y lejos de todo lo que habían hecho antes. Una cinta ambiciosa, adulta, pero que no logra situarse en la cima con algunas de las obras maestras de la productora.


Soul es una película que no nos ha mostrado mucho en sus adelantos. El protagonista es Joe Gardner, un profesor de música en una escuela secundaria en Nueva York. Amante del jazz, y claramente talentoso en el piano, Joe ha buscado, sin parar, su gran oportunidad durante años. Cuando por fin se le presenta una invitación a tocar con uno de sus ídolos, él está seguro que su momento ha llegado. Pero la vida le tendría otros planes, y sufre un accidente que manda su alma a El Gran Después. Aferrado a que todavía no llega su tiempo, Joe se embarca en una aventura para regresar a su cuerpo, y cumplir su propósito de vida.


Para hacer a un lado lo que muchos están diciendo, la animación es increíble. Sí, las escenas en el planeta con los humanos son impresionantes y uno no puede no sorprenderse de lo mucho que ha avanzado Pixar. No es solo que las texturas se vean reales, pero los movimientos de personajes son fluidos y naturales, al grado que Docter no dudó de algunas tomas de solo las manos de Joe tocando el piano. Sin embargo, para mí la verdadera joya está en El Gran Después (y sus alrededores, sin entrar en spoilers). Es un diseño arriesgado y muy diferente a lo que hemos visto en Pixar, pero funciona. El puro hecho de atreverse a hacer suposiciones de cómo es la vida antes, y después de la muerte, es de aplaudirse, pero que funcione es algo todavía más grandioso.


El Gran Después está ambientado por una banda sonora cautivadora de Trent Reznor y Atticus Ross. Cuando escuché algunas de las notas características de los músicos, mi mente se fue directo a ellos, sin saber realmente quiénes eran los compositores. Me parece una elección tan atrevida que instantáneamente dije “No. Reznor y Ross en una película de Disney no puede ser.” Pero sí eran ellos, y funciona de una manera hermosa y misteriosa como solo Soul podría requerir. Es sin duda uno de los puntos más fuertes, sorprendentemente, en una película que gira alrededor de la música jazz.


Jamie Foxx y Tina Fey prestan sus voces a Joe Gardner, y su acompañante 22, quien es un alma joven que apenas está por ser enviada a la tierra. Sin embargo, 22 lleva miles de años sin encontrar su chispa, principalmente porque ella no quiere llegar a nuestro mundo (¿la podemos culpar?). Foxx hace un excelente trabajo y su voz es ideal para lo que un personaje lleno de pasión como Joe requiere. En el caso de Fey, me parece que hace un buen trabajo, pero la narrativa de Soul le falla un poco, pues no creo que 22 vaya a terminar siendo uno de los personajes compañeros memorables de Pixar.


Donde para mi Soul tambalea un poco es en su segundo acto, donde, sin entrar a detalles, vemos al personaje del gato. Me parece que el guion arrastra un poco en esta parte y no funciona como esperaba. Aunque mi teoría está en que buscaban tener algo atractivo para los niños también, pero Docter, y su co-director Kemp Powers, ya estaban muy metidos en la narrativa tan adulta y profunda de esta película existencial. Es una pena pues se ve como si la decisión viniera de arriba, y los directores no tuvieron la libertad total de, por primera vez, hacer una película que no estuviera dirigido a un público menor.


Y es así como se puede definir Soul, cómo la película más madura que ha hecho Disney. Una que sin duda muchos niños y niñas batallarán para entender. Incluso podría decir que el público adulto también puede tardar en comprender el verdadero mensaje existencialista de la historia. Pero una vez que te llega ese mensaje, Soul es una película hermosa y por mucho la más ambiciosa que Docter y compañía han hecho. Si bien no alcanza a situarse a un lado de lo que para mí es el Magnum Opus de Pixar (Inside Out), si es una película que te llega directo al corazón y que creo va a envejecer de manera increíble.