• Josu Cantu

Reseña Godzilla vs Kong

Los fans ganan.


No recuerdo una película, fuera del género de superhéroes, que haya generado tanto hype (y tantos memes) en tan poco tiempo. Desde el momento que vimos el trailer para esta película, los fans se arrancaron a declarar su lado ante el mundo. ¿Team Godzilla o Team Kong? “Mi lagarto radioactivo no tiene competencia.” “Por lo menos mi chango tiene pulgares.” Seas fan de Godzilla, o de Kong, el verdadero ganador vas a ser tú después de ver esta película, pues es justo lo que estábamos esperando. No más, no menos.


Y la verdad es que si estabas esperando una película que apunta a competir en los premios de la Academia, creo que estás en el universo equivocado. Pues el Monsterverse nos ha demostrado después de ya tres películas, que aquí solo tendremos kaijus peleando, causando destrucción masiva, y humanos un tanto planos que buscan cualquier manera ilógica para sobrevivir. Godzilla vs Kong es la película perfecta para sentarse, agarrar las palomitas, y disfrutar.


Si fuera por sus personajes, Godzilla vs Kong se sentiría más como una secuela directa a Godzilla: King of the Monsters. Tenemos de regreso a los personajes de Madison (Millie Bobby Brown) y Mark Russell (Kyle Chandler). Sin embargo, fuera de eso, la historia se enfoca más en desarrollar a los personajes que vemos más desde la perspectiva de Kong. En momentos se puede sentir como una película de Kong, donde Godzilla tiene sus apariciones especiales.


Alexander Skarsgård, Rebecca Hall, y la pequeña Kaylee Hottle, son los encargados de llevarnos en este viaje de Kong, así como de hacernos saber que ha pasado con el gorilla, tanto años después de Kong: Skull Island. Y creo que, si hay personajes humanos rescatables en esta película, son ellos tres. Principalmente Hall y Hottle, que tienen una química creíble y establecen el corazón de la cinta. Si alguien puede humanizar a un gorilla gigante en esta cinta, son estos dos personajes. Y para el espectador es fácil de creer, pues Kong tiene sus antecedentes de poder conectar con los humanos.


La historia en paralelo de los personajes humanos de Godzilla, simplemente no funciona. La aventura es principalmente liderada por Madison, y a ella se le unen Bernie (Bryan Tyree Henry) y Josh (Julian Dennison). Estos tres tienen momentos de incómodos, a malos. En una película de monstruos gigantes, logran hacer que su manera de resolver las cosas se sienta muy poco creíble. Su razón de estar involucrados es simplemente ridícula, y pareciera más como si el studio quería que a fuerza estuvieran los personajes de King of the Monsters.


Pero pasemos a los verdaderos protagonistas de la película. Godzilla y Kong. Si bien no los vas a ver pelear en las casi dos horas de duración, la espera vale completamente la pena cuando por fin ves sus enfrentamientos. Los efectos son increíbles, y la cinematografía te dejará con la boca abierta. La primera toma en donde por fin puedes ver a los dos a punto de chocar, personalmente me dejó sin aliento, y eso que es una que vimos más de una vez en los trailers. Todo esto, acompañado de la banda sonora de Junkie XL (Snyder Cut), da para una experiencia que hasta te da ganas de vivir, por lo menos en montaña rusa. (No me sorprendería si algún parque temático ya está preparando su siguiente atracción.)


Algo que pudimos observar en muchos de los posters y adelantos, fue que el uso de colores neón, serían muy importantes. Esto, si no te concentras en pensar “¿de donde está saliendo X luz?”, te parecerá alucinante. Parte de este espectáculo visual, son ciertos elementos, que añaden a la historia, los cuales se adentran más al género de ciencia ficción. La película logra un buen balance de plantear y desarrollar la batalla titular, pero al mismo tiempo introducir nuevos misterios que dejan la puerta abierta para que el Monsterverse siga desarrollándose.


Estos elementos son introducidos gracias a un nuevo grupo de villanos, que tienen su propia agenda en este mundo de kaijus. Sin embargo, fuera de ser una razón para mover la trama, no sentí que los personajes de Demián Bichir y Eiza González fueran bien escritos. Bichir interpreta a un villano genérico con motivaciones que podrían funcionar en cualquier película de este universo de monstruos. Y Eiza González tiene muy pocas líneas de dialogo, y el 85% son comentarios sobre Kong.


Godzilla vs Kong cumple con las expectativas razonables, y es exactamente lo que esperábamos. Te sorprenderá donde esperas ser sorprendido, y te aburrirá en los momentos que ya nos aburrió en sus anteriores películas. Los humanos son planos y poco memorables, pero las peleas y cada momento en pantalla de Godzilla y Kong, es espectacular. Visualmente impresionante, Godzilla vs Kong es la película perfecta para regresar a la pantalla grande. (Claro, siempre y cuando te sea posible y te sientas seguro)