• Josu Cantu

Reseña Wandavision

Esta reseña es Mephisto y viene con SPOILERS.


Pareciera todavía increíble cómo cualquier miembro del equipo de Marvel puede decir dos palabras y todos nos volvemos locos ya sea con teorías, especulación o simplemente la emoción de algo nuevo del Studio. Pero después de 23 películas (entre ellas la más taquillera de la historia), muchos dudaron de si sería el comienzo del fin del Universo Cinematográfico de Marvel. Seguro una serie de comedia en blanco y negro llamada Wandavision no podría ni acercarse al hype que crean las películas, ¿cierto? Incorrecto. Marvel Studios no parece que vaya a detenerse pronto.


Después de un largo descanso sin producciones nuevas de Marvel, por fin llegó a nuestras casas Wandavision, la serie que nadie entendía de que se trataría pero que desde su primer tráiler capturó la atención de todos. Wanda Maximoff y Vision se encuentran en situaciones de sitcoms de diferentes décadas y pareciera que están viviendo una vida feliz y tranquila. Todo esto después de que hayamos visto a Vision morir no una, sino dos veces, y Wanda casi acabe con el Titán Loco por eso.


The Dick Van Dyke Show, Bewitched, Brady Bunch, Malcolm, y Modern Family, son algunas de las comedias que inspiran cada uno de los primeros episodios de Wandavision. Esto es probablemente lo que causó más dudas en los espectadores en un principio, pues no era el Marvel Studios que estamos acostumbrados a ver. No hay peleas, no hay superpoderes, ni gemas del infinito. Pero si hay un poco de magia la cual va incrementando con cada episodio, y es como nos vamos dando cuenta de que quizá Wanda no tiene completo control sobre este mundo que se ha creado.


Wandavision es una serie que premia a la paciencia. Son episodios muy cortos, interrumpidos por un letrero de “Please Stand By” que tiene vueltos locos a todos, pero Jac Schaeffer sabe a dónde quiere llevar esta historia desde un principio y nos va dejando guiños que servirán para después. Donde esto puede salir contraproducente es con los fans de Marvel y este universo que han creado que ya parece infinito. Dejar con dudas al espectador abre puerta a una semana completa de teorías, preguntas sin responder, y “¿qué va a pasar el próximo episodio?”. La opinión final de Wandavision dependerá de las expectativas que cada quien se haya creado y qué tan fuertes somos contra la posible decepción de que estas no se cumplan.


Sin embargo, por más que queramos que nuestras teorías se cumplan, desde el primer episodio tenemos que haber entendido que esta no es una serie que va a seguir la formula Marvel de la Saga del Infinito. Esa ya quedó atrás y Kevin Feige y compañía lo saben, y están listos para dejar volar su imaginación y tomarse más libertades que nunca.


Al final de todo, Wandavision es una exploración del personaje de Wanda, uno de los que más ha sufrido por haber perdido todo desde su infancia. Marvel se va moviendo tan rápido que rara vez podemos ver cómo viven el duelo su personaje, si es que lo viven en algún momento. Cap perdió a su mejor amigo en el Primer Vengador y solo tuvimos una escena de él tratando de embriagarse. Loki y Thor perdieron a su madre y solo recordamos a Loki sufriendo unos minutos en su celda. Lo más cercano que llegamos a ver fue un funeral rápido de Tony Stark, el héroe que inició todo. Wanda ha perdido a sus padres de pequeña, a su hermano, a muchos civiles por un error suyo, y más recientemente a su pareja, dos veces. Marvel por fin se toma su tiempo con un personaje que ha perdido tanto, y explora como ella vive su duelo.


Esto no sería posible sin la increíble actuación de Elizabeth Olsen, la cual era aplaudida por fans semana tras semana. Muchos la ven siendo nominada a los Emmys y Globos de Oro por su actuación. No sé si llegue a suceder, pero si la llegaran a nominar, no voy a estar opuesto a ello. Olsen demuestra un rango impresionante donde puede pasar de un personaje carismático como Lucille Ball, a confusión y enojo, en cuestión de segundos.


Acompañada de Paul Bettany, y la gran química que tienen los actores, era imposible no emocionarse por la llegada de episodios nuevos. Wandavision es lo que su nombre indica, una serie que vive gracias a lo que parece ser una relación imposible de separar. “Ya nos despedimos antes, así que es lógico que…” “Nos volveremos a decir hola.”


Pero alrededor de los dos protagonistas, fuimos introducidos a muchos más personajes de lo que cualquier otra serie hubiera podido manejar, y aun así los fans nos quedamos esperando a todavía más nombres. Los gemelos Billy y Tommy, la bruja Agatha Harkness, Monica Rambeau (adulta), y a un Quicksilver interpretado por Evan Peters que a muchos nos tenía especulando si el multiverso ya había sido abierto.


Antes de adentrarme a este último, tengo que decir que el resto de los nuevos personajes mencionados, acompañados de viejos conocidos como Jimmy Woo y Darcy Lewis, son un elenco casi perfecto. Billy y Tommy son increíblemente carismáticos y enamoraron a todo espectador desde su primera aparición. Rambeau es una nueva superheroina que no sabíamos qué necesitábamos. Y Agatha Harkness, interpretada por Kathryn Hahn, es tan buen villano que da hasta algo de coraje que solo la pudimos ver en su papel real los últimos tres episodios.


La razón por la que creo que hay que hablar específicamente de Peters cómo este faux Quicksilver, es porque es un personaje que carga con la pregunta de: “¿Los fans nos creamos demasiadas expectativas? ¿O Marvel no supo cómo cumplirlas?” Este Quicksilver no terminó siendo un Pietro traído de otro universo, y simplemente terminó siendo Ralph Bohner, o sea nadie. No, Ralph no es Mephisto.


Hay ciertas cosas que quizá sí se les salió de las manos a los fans. Vision blanco es Ultron, teoría que salió de no sé dónde. TODOS son Mephisto. Vamos a ver X, Y, o Z, al final del último episodio. Estas teorías incumplidas tal vez si caen en culpa de nosotros, pero me parece que Marvel si falló en su manejo de Quicksilver. Evan Peters no es un actor cualquiera, y su mutante en las películas de Fox fue uno de los más memorables que pudimos ver en sus últimas películas. Traerlo para interpretar a un don nadie, deja con mal sabor de boca pues es un buen actor desperdiciado junto a una gran oportunidad que dejaron pasar. Está bien culpar a Marvel en ciertas cosas, y sí pueden fallar. No sería la primera vez. El universo que han creado es ya tan grande que no puede vivir solo de guiños como lo es meter a Peters, si tienes la oportunidad de hacerlo algo más que un simple easter egg.


Manejar el final de una serie la cual tiene a todo mundo hablando, y vive dentro de un universo del tamaño de Marvel, es una tarea casi imposible. Era prácticamente un hecho que no iba a dejar a todos satisfechos. Pero lo que sí, es que Wandavision es una serie que nos puede mantener tranquilos de que el UCM no terminó después de Endgame, y su futuro en televisión será igual de grandioso que en la pantalla grande.


Wandavision le hace justicia al personaje de Wanda y nos muestra de lo que es capaz Elizabeth Olsen. Es una actriz que entiende a la perfección a su personaje y lo demuestra en pantalla cada vez que la interpreta. Kevin Feige y compañía lo saben, y ahora nosotros también lo sabemos, y si de algo podemos estar seguros, es que la Bruja Escarlata va a ser un héroe de peso en el futuro de esta Fase 4 de Marvel Studios.