• Josu Cantu

Reseña The Old Guard

Charlize Theron siendo badass Charlize Theron


The Old Guard es una película que a simple vista podría ser una película de acción más. Dirigida por Gina Prince-Bythewood, un nombre un tanto desconocido siendo este su debut en una película de alto presupuesto. Escrita por Greg Rucka, un nombre más conocido en el mundo de los cómics que del cine. Y un tagline genérico acompañado por una discreta campaña de marketing, las expectativas no daban para ser muy altas. Sin embargo, The Old Guard es mejor de lo que en papel debería ser. No es un parteaguas del género, pero sin duda deja con ganas de más.

Esta película es basada en una serie de cómics del mismo nombre, escrita por el mismo Rucka, donde un grupo de guerreros inmortales (los pueden “matar” pero reviven casi instantáneamente). Ellos son comandados por Andy (Charlize Theron) y llevan siglos cuidando de la tierra, hasta que son descubiertos por las personas equivocadas. Al mismo tiempo, una marina de los Estados Unidos llamada Nile (Kiki Layne) descubre que ella también es inmortal.


Lo que es una premisa algo básica, da para dos horas de acción bastante entretenida, en una lucha por no ser descubiertos. En paralelo Nile se descubre a sí misma en esta nueva vida que tendrá que enfrentar. Al tener dos hilos que mueven la trama, quedan ganas de que Rucka se hubiera enfocado un poco más. Seguir la historia de autodescubrimiento de Nile mientras se envuelve con un grupo de guerreros, pudo haber sido desarrollado de mejor manera. Había gran potencial, pero la película decide agregar a Merrick, un villano extremadamente genérico con motivaciones muy simples y una actuación caricaturesca por parte de Harry Melling. Esto nos deja con un antagonista nada interesante y una historia de Nile con falta de exploración.


El sentir que la trama del nuevo miembro se hace a un lado por buena parte de la película termina afectando en general al personaje. Layne no termina de convencer en su interpretación que es inconsistente a lo largo de la película. En tiempos se llega a sentir que acepta muy rápido su destino y la siguiente escena vuelve a dudar de lo que hace. No logra vender bien su conflicto interno. En el tercer acto es donde llega a brillar, pero esto se siente un poco tarde para que su personaje logre cautivarnos. Es una pena pues como actriz alcanzamos a ver su potencial, pero el guion no le termina de permitir mostrarnos su talento.

Donde Rucka brilla, y es sin duda el punto más fuerte de la película, es con Andy y su equipo: Booker (Matthias Schoenaerts), Joe (Marwan Kenzari) y Nicky (Luca Marinelli). Personalmente no conozco los cómics, por lo que no se si este grupo sea el original, pero la química entre los cuatro es innegable. Está claro que fue buena decisión que el autor original de los cómics sea quien los escribe en esta adaptación porque como equipo se sienten muy auténticos. Andy nos trae a la clásica Theron badass que nos encanta ver en pantalla (Marvel o DC le tiene que dar un papel de superhéroe PRONTO), pero es claro que está cansada de luchar por siglos en un mundo que simplemente no mejora. Su sombrío personaje está balanceado por los carismáticos Joe y Nicky quienes están llenos de, lo que en un principio parece, diálogos demasiado cheesy. Esto no termina afectando a la película pues te das cuenta que quizá solo es la manera de hablar de alguien que vive desde las cruzadas.

Los guerreros tienen siglos luchando, y esto se hace notar. Se ven experimentados pero cansados de morir y revivir tantas veces. Las actuaciones son muy buenas de parte de los cuatro, en especial en las secuencias de acción. No son para nada innovadoras, pero Prince-Bythewood sin duda tiene habilidad para dirigir acción y solo debe ir mejorando.

Donde también los vemos brillar es al momento de explorar sus personas. Son un equipo bastante fácil de caer bien y esto (y otro detalle al cual no quiero entrar por spoilers) ayuda a que la película logre crear tensión en donde no debería haber tensión. El poder revivir cuantas veces quieras es un recurso que muy fácilmente puede provocar desinterés en el espectador y reduce el riesgo de los personajes. Lograr hacer sentir tensión a pesar de esto se debe reconocer.


Un aspecto que deja pensando mucho es la decisión del soundtrack. A lo largo de toda la película la elección de canciones es algo cuestionable pues la mayoría tiene letra. Un soundtrack así es algo que ya no vemos desde hace años en películas de acción, y mucho menos en las que se quieren tomar en serio a sí mismas. Esto te puede terminar de distraer un poco de escenas que visualmente son muy buenas y entretenidas, e incluso importantes para la historia.

Si esta primera entrega tiene éxito en sus números, Netflix sin duda le sacará más jugo. Sin duda, la historia deja abierta la posibilidad a más de una secuela, no solo por la historia sino también por el potencial de las historias que se pueden contar. Guerreros inmortales que han vivido y pueden vivir siglos da para muchas secuelas y precuelas en escenarios históricos muy interesantes. Sin embargo, sí creo que las reglas del juego de inmortalidad se pudieron haber explicado un poco más en esta primera parte. Quizá es algo que se explore en otra entrega, pero entender cómo funciona su habilidad pudo haber conectado más al espectador con el universo de Rucka.

The Old Guard es una película que, a pesar de sufrir de un villano muy débil y una falta de enfoque en su trama, es elevada por las actuaciones por parte de sus protagonistas. Con secuencias de acción guiadas por unos héroes carismáticos, Charlize Theron siendo Charlize Theron, y una historia muy larga que podríamos explorar de ellos. The Old Guard es una excelente sorpresa en el género de acción y en el catálogo de originales de Netflix.