• Josu Cantu

Reseña Snyder Cut

Solo podía mejorar


DC ha pasado por unos años turbulentos después de que Zack Snyder estuviera al mando de su universo extendido. Un universo que jamás tuvo la oportunidad de desarrollarse, y que estuvo siempre claro que a Warner le urgía alcanzar a Marvel en esta “carrera” de universos cinematográficos. Cuando se anunció que la película de Justice League llegaría después de solamente dos películas del DCEU, fue prácticamente una sentencia de muerte, una cinta DOA (Dead on arrival).


Poco más de dos horas para introducir al resto de la Liga de la Justicia, y reunirlos con Batman, Superman, y Wonder Woman, quienes ya habían salido previamente, era una tarea imposible. Es por esto que Snyder siempre quiso hacer una película tan grande, y es la razón por la que esta nueva versión de Justice League dura 4 horas. Era la única manera en la que una película con tantos personajes “nuevos”, iba a funcionar, y sí, Snyder logró que funcionara.


No es ningún secreto que lo que hizo Joss Whedon con Justice League en el 2017, fue el principio del fin del “Snyderverse”. Es poca la gente a la que en realidad le gustó. ¿A mí? Me pareció una película mala en todos los sentidos. Un villano que bien pudo haber sido un personaje de CGI genérico de cualquier saga de ciencia ficción, y con los seis personajes más importantes de DC, siendo ridiculizados, o en el caso de Wonder Woman, hasta sexualizados. Superman con su anti-bigote, Flash siendo un chico miedoso, Aquaman un chico surf de California, y Cyborg con menos personalidad que HAL 9000.


El Snyder Cut solo podía mejorar, y eso hizo. El director nos da su visión de una película épica, como lo debería de ser cualquier película de Justice League. Pero no es pura acción sin sentido, explosiones, y cámara lenta. Sí, el estilo Snyder es conservado, ese no lo va a perder, pero aun así vemos un amor a los personajes y a la mitología de DC Comics, que no muchos pueden mostrar en pantalla. La historia en momentos podría llegar a sentirse pesada o “lenta” para muchos espectadores, pero esto es porque Zack Snyder se toma el tiempo de desarrollar a sus personajes. Tal vez no darles una historia de origen, o mucho trasfondo, pero sí de entender quiénes son, y que los motiva. El enfoque está completamente en entender al personaje dentro de este contexto.


Los superhéroes no son los únicos que tienen mejor desarrollo en esta nueva versión. Steppenwolf es un villano con motivaciones. Por fin podemos entender cuál es su propósito. No es un simple monstruo malo con ganas de destruir planetas por destruirlos. Muy al estilo de Loki en Avengers, Steppenwolf responde a un mal más grande. Darkseid es quien está detrás de esta invasión a la tierra, y para este primer intento, lo hará a través de un villano menor que tiene motivaciones propias para cumplirle a su amo. Incluso Darkseid tiene su momento de brillar, en forma de un flashback que toma mucha inspiración de la batalla por Tierra Media en El Señor de los Anillos, donde vemos a elfos y hombres luchar contra las fuerzas de Sauron. Snyder nos muestra lo grande que puede ser este universo, con vistazos a una Linterna Verde, Ares, Zeus, Artemis, y muchos más ejércitos que da para uno de los momentos más épicos de la película.


Watchmen y 300, son dos películas que tienen tomas sacadas de las páginas de sus respectivas novelas gráficas. El Snyder Cut no se queda atrás con esto. Si bien la película no es basada en un cómic o novela gráfica en específico (rara vez lo son en el género de superhéroes), de igual manera hay tomas donde se siente como estar viendo a un cómic cobrando vida. Si te gusta el estilo característico del director, esta será una película que vas a disfrutar de principio a fin. Si Snyder simplemente no es un director de tu agrado, tal vez esta no sea la cinta para ti. Pues Zack Snyder es una de las mentes creativas, del cine, más polarizantes de los últimos tiempos. Puede que lo odies, o lo ames, pero no se puede negar que es alguien muy original y fiel a su manera de hacer las cosas.


El problema de tener que rehacer una película que quedó olvidada, así como agregar escenas nuevas, es que la edición puede terminar con ciertas inconsistencias. A lo largo de las cuatro horas, creo que el equipo tuvo problemas para acomodar todas estas escenas que habían quedado olvidadas, y hacer que mezclaran bien con lo que ya se había visto anteriormente en el cine. No es tampoco el problema más grande del mundo, pero si se sienten saltos muy inconsistentes entre los personajes y sus ubicaciones actuales. En un momento estarán los héroes luchando contra Steppenwolf, y esto será interrumpido por una escena de Superman llegando con Alfred, solo para recordarnos que Batman dijo que estaba seguro que el “kryptoniano” vendría.


Si algo podemos aprender del Snyder Cut, es el poder que puede tener un fandom unido. Te guste o no el trabajo de Zack Snyder, creo que es imposible que no te de gusto que haya tenido la oportunidad de darnos su visión de personajes que les tiene tanto cariño como los fans. El Snyder Cut es una muestra del lado bueno de los fans de estos universos. En tiempos donde la toxicidad puede reinar y terminar por manchar sagas, ver el lado positivo de un grupo de fans unidos, es igual de inspirador que las mejores historias de nuestros héroes favoritos. Esta no es la película perfecta, pero sí una que quedará grabada en nuestras memorias por razones que van más allá de la pantalla.