• Josu Cantu

Reseña Selena: La Serie

Abraham y AB Quintanilla: La Serie


Para mí la nueva adaptación de la carrera de Selena en Netflix se resume en un tuit que vi, que decía (en sus propias palabras) que no entendía para nada el tono de la serie sabiendo como acaba su historia. Y no estoy pidiendo una producción enfocada en la tragedia que fue su muerte tan joven, pero tampoco creo que una comedia familiar/telenovela con un tono amistoso y ajena a cualquier tipo de seriedad, sea el adecuado para contarnos la historia de la reina de la música tejana.


Ese es el primero de los muchos problemas de Selena, la cual es dirigida a lo largo de sus casi nueve capítulos, por la mexicana Hiromi Kamata. Producida por miembros de la familia Quintanilla, no está muy claro si querían rendir homenaje a su difunta hermana, o usar su nombre para poner reflectores en lo que fueron sus roles en la carrera de Selena y Los Dinos. Digo esto pues lo que uno va a encontrar desde los primeros episodios es que los verdaderos protagonistas son su papá Abraham (Ricardo Chavira) y AB (Gabriel Chavarria).


Selena, interpretada por Christian Serratos, se siente más como un personaje secundario que está ahí para tener una explicación del éxito de los Quintanilla. Fuera de la seriedad (o falta de) de la serie, el guion no se toma ni la molestia de profundizar en la historia de la cantante tejana. Las cosas nuevas que aprendí sobre ella son contadas. 1. Le apasionaba la moda y quería vender sus diseños. 2. Nunca habló muy bien español. Y esto según Netflix, pero por lo que he leído de los seguidores fieles, es que muchos hechos son erróneos.


A veces un guion tan pobre puede ser rescatado por buenas actuaciones o buena dirección, pero Selena no tiene ninguna de las dos. Serratos tuvo un papel agradable en The Walking Dead, así que el casting no se me hacía del todo malo, pero se parezca o no a la cantante, su actuación es lamentable. No carga con el peso de tener que cantar pues no es su voz, y ni eso le ayuda a dar una interpretación decente. Pareciera que Kamata se dio cuenta, después de tres episodios, que Serratos no sabe hacer playback y deciden alejar las tomas de su rostro para no quedar en vergüenza.



A Serratos no le ayuda ninguno de los miembros del elenco pues no se puede rescatar a ninguno de los actores. Su trabajo parece de una telenovela de televisión abierta. Quizá Netflix está apuntando a eso con Selena y quiere abrir una nueva categoría en su catálogo. La banda sonora (cuando no son canciones de Selena), parece sacado de una lista de reproducción del catálogo de series de Disney Channel.


No creo necesario entrar en más aspectos técnicos pues no logro rescatar nada. La dirección es mala en todos los episodios y esto es de lo que más me duele escribir siendo una mexicana la que estuvo encargada, pero al ver que, en su perfil de IMDB, su primer crédito es la infame Dragon Ball: Evolution, pues tampoco es el mejor historial que un cineasta puede tener. La edición es patética. Solo quiero agregar eso porque, por alguna razón personal, ver tan mala edición siempre me duele.


Netflix probablemente buscaba mostrar un lado de Selena que les diera para una historia de “coming of age” que toda la familia pudiera ver junta mientras disfrutan de la icónica música de la reina del tex-mex. En este aspecto y en todos, fracasan. Como amante de las películas “coming of age”, esto me enoja aún más. Ese género no es ajeno a la seriedad y a los problemas que trae la vida, crecer, y en este caso, la fama. Selena: La Serie, olvida darle cualquier tipo de adversidades que enfrentar a los Quintanilla y mejor decide mostrarlos haciendo chistes malos en un camión de tour y dando conciertos cada vez más grandes, sin tener contexto del arduo camino que seguro fue llegar ahí.