• Josu Cantu

Reseña Raya y el Último Dragón

Disney lo vuelve a hacer.


Tengo que confesar que cuando vi el primer adelanto de esta película, fui de ese grupo de gente que resultó decepcionado. No encontraba algo nuevo o refrescante de parte de esta nueva película de Disney, y aunque no fue mi caso, muchos encontraron comparaciones suficientes para clasificar a esta película como muy poco original. Quizá fueron las bajas expectativas con las que llegué, pero Raya y el Último Dragón es una gran película de Disney Animation Studios, que nos demuestra que ese imperio que han creado, no se va a derrumbar pronto.


Raya y el Último Dragón cuenta la historia de la joven Raya (Kelly Marie Tran), quien después de un trágico suceso, busca recuperar las cinco partes de una gema/piedra/orbe poderoso que tiene el poder de eliminar a los Druun, quienes han convertido a la mayor parte de la civilización de Kumandra, en piedra. La aventura se da gracias a que Kumandra es una sociedad dividida. Colmillo, Corazón, Columna, Cola, y Garra, son las cinco facciones de donde tendrá que recuperar las diferentes piezas para recuperar a su gente. Sin embargo, no estará sola, pues a esta aventura se le unirá Sisu (Awkwafina), el Último Dragón.


Vamos a quitarnos de encima el tema de la animación, porque pareciera que cada que Disney estrena una nueva cinta, la única palabra que nos queda por decir es “animación”. Pero es que se tiene que mencionar porque esa es la realidad, Disney se sigue superando y si crees que Soul era increíble de ver, Raya te va a encantar. No solo es en los gestos y las articulaciones de los protagonistas, pero es en sus paisajes, en los detalles como la caída de gotas de lluvia sobre el cabello de los personajes. Hay escenas donde podemos ver la magia de Sisu, y es imposible no quedar impactado con lo que nos puede ofrecer la animación hoy en día.


Creo que lo que más me gustó, y al mismo tiempo me hace enojar un poco, es lo grande que es el mundo. El reino de Kumandra tiene tanto que ofrecer, que en tiempos te quedas con ganas de explorar más de cada una de las regiones. El potencial que tiene para expandir el mundo es bastante, y te deja pensando si hoy en día en los tiempos de streaming, Raya pudo haber funcionado mejor como una miniserie.


En su aventura, Raya se va uniendo con miembros de cada una de las regiones visitadas, y si bien los personajes se toman su tiempo para sus diálogos de exposición explicando cada una de las culturas, los personajes se sienten diferentes y únicos, fieles a lo que en narración o dialogo nos dicen en momentos anteriores. Son personalidades particulares y divertidas, pero en ningún momento llegan a eclipsar a quienes son las verdaderas protagonistas.


Raya y Sisu tienen una gran dinámica, no solo funcionan en las interpretaciones de Tran y Awkwafina, pero también en sus diferentes opuestas de ver el mundo. A través de Raya entendemos como es el mundo actual, lleno de prejuicios y estereotipos de cada una de las facciones. Después entra Sisu, quien su inocencia le permite de cierta manera cegarse ante la realidad y pensar en maneras nobles de solucionar los problemas. Raya ha visto demasiado como para creer en que la gente es buena, y Sisu ha visto muy poco como para entender cómo funciona el mundo.


Y es esa temática la que va a terminar resonando con muchas personas. Kumandra refleja una sociedad dividida por prejuicios e ideas que nosotros mismos nos hacemos de otras personas. Como muchas veces por un mal acto de un miembro de un grupo, los terminamos juzgando a todos por igual. Pero Disney no te viene a castigar por eso y decirte que eres una mala persona. De hecho, te entiende, y por eso tenemos a Raya, es fácil empatizar con ella porque le ha tocado vivir lo suficiente como para no creer mucho en la gente. Pero también para eso tenemos a Sisu, quien nos da la esperanza de que no todo tiene que seguir funcionando de esa manera.


Raya y el Último Dragon es un gran logro por donde lo quieras ver. Su, una vez más, impresionante animación, sus personajes entrañables, el trabajo de voz de su elenco, y su mundo con potencial de expansión. Y si bien, es una película que va a ser divertida y llena de acción para sus espectadores más pequeños, y con una protagonista que sigue los pasos de la nueva generación de princesas de Disney, somos los adultos quienes tenemos mucho que aprender de la película.