• Josu Cantu

Reseña Promising Young Woman

Necesaria.


No creo que exista una persona en este mundo que yo no considere que tiene que ver esta película. En tiempos post #MeToo, donde la voz y denuncias de las mujeres son cada vez más escuchadas, Promising Young Woman nos recuerda que todavía nos queda mucho trabajo por hacer, y no dejará que se nos olvide como somos los primeros en juzgar a una mujer, y en justificar al hombre.


Promising Young Woman cuenta la historia de Cassie (Carey Mulligan), quien después de un evento trágico en su pasado, decide dedicarse a “cazar” acosadores y darles una lección. Lo que la protagonista hace es ir a una discoteca o bar, y fingir que está muy alcoholizada. Ella espera a que un hombre se le acerque para hacerse pasar por un “buen chavo” y llevarla a casa con supuestas buenas intenciones que solo son el disfraz de actos de abuso sin consentimiento. Cassie termina revelando que está completamente sobria, para terminar de dar la lección al hombre.


Algo que me gustaría resaltar es que el guion de Emerald Fennell se toma su tiempo para decirte explícitamente cual fue el evento que llevó a Cassie a dejar la escuela de medicina, volver a casa de sus padres, y buscar la venganza en todos los acosadores que se pongan en su camino. Esto me parece una decisión muy acertada, pues la directora no busca enfocarse en un solo evento del pasado, sino mostrar las distintas maneras de seguir delante de los involucrados, y como hay pocas (o nulas) consecuencias para actos tan terribles.


Esto lo demuestra con un mensaje claro y directo que hemos visto, tristemente, más de una vez en casos reales. La mujer juzgada por ponerse muy ebria, o vestirse muy “provocador”, o cualquier otra excusa que se pueda encontrar para desviar la culpa hacia la víctima. En cambio, el hombre se justifica con que estaba joven y no sabía lo que hacía, o estaba demasiado alcoholizado y ni siquiera recuerda el suceso. Pero lo que también logra Fennell es mostrarnos como este machismo puede alcanzar a las mismas mujeres. Una vieja amiga de la escuela diciendo que “como no le iba a pasar si se acostaba con hombres todo el tiempo”, o la directora de la escuela quien solo recordaba a secas el caso.


Algo que puede que no guste a muchas personas, es la manera en la que es contada esta historia, pues Promising Young Woman es al final de cuentas una comedia oscura. En lo personal creo que funciona, y muy bien. La ironía de que los hombres acosadores que vemos son por lo general actores de comedia, es una manera fría y cruda de retratar a esta persona con malas intenciones que se esconde detrás de un rostro carismático. Algunos de estos actores son Sam Richardson, Christopher Mintz-Plasse, y Bo Burnham, este último en un papel estelar junto a Mulligan. Burnham nos da una gran actuación que acompaña al personaje de Cassie con una increíble química.


El tono de comedia también le permite a Mulligan darnos una actuación espectacular. Cassie es un personaje muy dañado por su pasado, que en momentos se ve simplemente cansada de la sociedad y de la vida en general. Sin embargo, cuando tiene que ponerse su disfraz para ejecutar sus planes, se convierte en una persona completamente diferente. El guion le permite a la actriz mostrarnos su rango y de lo que es capaz, y después de ver esta película, no es sorpresa que sea de las grandes favoritas para llevarse el Oscar a Mejor Actriz.


Uno de los aspectos más difíciles al ver Promising Young Woman, es saber lo real que es esta historia que se está contando. Y no es solo un caso retratado en pantalla, son los casos de miles de mujeres que viven esto día a día alrededor del mundo. La película es frustrante, oscura, triste, y con su toque de comedia en ciertas partes, por lo que no es una exageración cuando alguien dice que “vas a sentir de todo”. Carey Mulligan da una actuación que será relevante, y recordada, por mucho tiempo, y es acompañada de un guion y dirección digno de sus nominaciones para Emerald Fennell.