• Josu Cantu

Reseña Outside the Wire

Esto ya lo vi.


Cuando se anunció que Netflix estrenaría por lo menos 71 películas originales en el 2021, la primera reacción fue de emoción. Pero después de pensarlo bien, queda la duda de que tan buena noticia es esta. No los podemos culpar por querer complacer los gustos de sus ya más de 200 millones de suscriptores, pero a veces quedan ganas de ver ideas más originales que una clásica historia de soldados salvando al mundo de una bomba nuclear. Outside the Wire es una película que seguro has visto más de una vez, solo que con diferentes títulos.


Protagonizada por Anthony Mackie y Damson Idris, Outside the Wire está situada en un futuro no muy lejano, donde una guerra civil ha estallado en Europa, y claro, Estados Unidos se encuentra involucrado como “mediador”. En este futuro, la tecnología ha avanzado al punto de que robots y drones son parte del combate, y es ahí donde entra la conexión entre Harp (Idris) el piloto de drone de guerra, y Leo (Mackie), un capitán del ejército que resulta ser un androide, y opera bajo diferentes reglas al resto. Al ser unidos por una circunstancia desafortunada, Harp entra por primera vez al campo de batalla, de la mano de Leo quien podría ser más humano de lo que creía.


Ver a Anthony Mackie protagonizar su propio blockbuster de acción da mucho gusto. Es sin duda un actor carismático y que sabe trabajar en el género. Ojalá The Falcon and the Winter Soldier si sea tan grande como dice ser, porque una película de Mackie como Falcón no estaría nada mal tampoco. Y es justo lo que tiene su personaje en esta producción. Es un androide con más carisma que muchos personajes humanos que he visto, pero que también cuenta con la frialdad suficiente para hacer lo que se debe. Pero todo esto no es suficiente para rescatar a un personaje que se ha visto una y otra vez. Leo es el molde del soldado genérico de Hollywood.


Damson Idris es la contraparte de Leo, siendo alguien que se la ha pasado detrás de una pantalla durante toda la guerra. Su química con Leo funciona más por el hecho de que tanto Mackie como Idris son fáciles de caer bien, no porque sean los personajes con el mejor desarrollo del mundo. Está claro que los ideales y las formas de trabajar de los dos son diferentes, pero esas diferencias “humanas” están tan marcadas, que uno termina dudando si Leo es en realidad un androide.


Y no es que la película te quiera hacer cuestionar eso, pero pareciera que los guionistas solo usaron la jugada de “un soldado hecho con inteligencia artificial”, para cumplir con su trama del robot con demasiado poder. Es una cuestión que funcionaba hace años, pero que se ha reutilizado ya tanto que ha dejado de causar algo en el espectador.


Esta probablemente sea la reseña más corta que he escrito, pues es una película muy básica y que se ve todos los años una y otra vez en los cines o ahora en streaming. La acción es decente en momentos y mala en otros, los personajes son suficientemente carismáticos para que tal vez en momentos dejes pasar lo poco interesantes que son, y la trama es divertida a secas como para ver una vez, “guardar” la película, y no volverla a ver nunca más.