• Josu Cantu

Reseña One Night in Miami

Regina QUEEN.


La temporada de festivales de cine siempre es un vistazo a esas películas que van a dar mucho de qué hablar en las premiaciones unos meses después. Por poner un ejemplo, Joker ganó el León de Oro y el año siguiente fue la cinta que más nominaciones recibió con 11. Este año uno de los títulos que más empezó a sonar fue el debut como directora de Regina King, y a pesar de que no va a ser una película que todos amen, si es una a la que tenemos que prestarle atención en los próximos meses. Las nominaciones que reciba van a ser bien merecidas.


One Night in Miami es dirigida por Regina King, quien debuta como directora en una película (previamente había trabajado en el mismo rol en algunos capítulos de series como Scandal y This is Us). Escrita por Kemp Powers (co-escritor de Soul) y basada en su propia obra, la historia gira alrededor de una hipotética reunión de cuatro figuras históricas: Malcolm X (Kingsley Ben-Adir), Muhammad Ali (Eli Goree), Jim Brown (Aldis Hodge) y Sam Cooke (Leslie Odom Jr). Reunidos para celebrar la coronación de Ali como el campeón mundial de boxeo, los cuatro pasan una noche intercambiando ideologías en el auge del movimiento de los derechos civiles.


Siendo una película basada en una obra, esta va a ser una historia con mucho dialogo, y es justo por eso que mencioné que no iba a ser para todo mundo. Es un intercambio de palabras entre cuatro figuras imponentes, y es esto lo que hace tan grandiosa la dirección de King. Uno suele aplaudir cuando un director logra manejar a muchos actores de renombre en el mismo set. Sin embargo, esta es una ocasión diferente en la que el manejo va más allá de los actores, y King se da la tarea de presentarnos con cuatro iconos históricos y no dejar que uno sea tan imponente que eclipse al resto.


Esto va en combinación a las actuaciones de nuestros cuatro protagonistas. Lo que sí, es que quizá tengas que conocer bien a los cuatro personajes para entender el gran trabajo que están realizando los actores. No es solo que en realidad se parecen a sus contrapartes reales, pero también suenan muy parecido a ellos. Y es esto otra parte del increíble trabajo que hace King como directora, pues está claro que conoce y estudió a profundidad a sus personajes.


Si bien menciono que ninguno lograr eclipsar al resto, si tengo que subrayar la actuación tanto de Ben-Adir como Malcolm X, así como de Odom Jr. como Sam Cooke. Estos dos son quien más dialogo tienen pues sus ideologías, si bien de raíz son las mismas, sus maneras de expresarlas y actuar son contrastantes. Los momentos mejor escritos por Powers son los de tensión entre ellos dos, donde discuten hasta llegar a los gritos y atacar directamente la carrera del otro. Son de esas escenas que muestra la Academia para presentar la nominación a Mejor Actor.


Hablando del guion de Powers, creo que en partes puede sufrir de un ritmo inconsistente. Esta es el tipo de película a la que muchos le van a llamar “lenta” (opinión personal, odio cuando se usa esa palabra para describir toda una película). Creo que la razón principal por la que se le dará esa etiqueta, es por el hecho de ser tan pesada en diálogos y porque la mayor parte de la historia sucede en un mismo cuarto de hotel. Es entendible que esto vaya hasta a aburrir a muchos, pero es importante recordar que esto está basado en una obra de teatro. Sin embargo, sí creo que la película pudo durar quizá 20 minutos menos, y hubiera mantenido un ritmo impecable, muy al estilo de Ma Rainey’s Black Bottom.


One Night in Miami es un debut fantástico como directora de una película para Regina King. Maneja a la perfección a sus cuatro figuras icónicas e imponentes y nos da, junto a Powers, un vistazo a los humanos que estaban detrás de esas leyendas en sus propios campos. Música, deportes, o activismo, lo que conecta a los cuatro va más allá de sus profesiones, y esta historia es un clavado a entender por lo que estaban pasando, y cómo fue que cambiaron el rumbo de su carrera, y de la historia.