• Josu Cantu

Reseña Lupin: Parte 1

Crimen con carisma.


Cuando me preguntan de qué se trata Lupin, me cuesta un poco responder. No es una adaptación directa de los libros de Arsène Lupin Caballero y Ladrón (o Ladrón de Guante Blanco dependiendo de donde seas), pues las novelas de Maurice Leblanc son parte de la historia. Se podría decir que es más un homenaje al personaje, y al mismo tiempo una reimaginación moderna de cómo funcionaría en el siglo XXI. Pero se trate de lo que se trate, al final diría que es una serie que vale completamente la pena ver.


Lupin gira alrededor de Assane Diop (Omar Sy) quien no es lo que parece ser en la primera escena donde vemos a un hombre endeudado con las personas incorrectas. Diop es un fanático de las novelas de Leblanc, tanto que ha decidido crearse sus propias historias de un ladrón moderno, maestro del disfraz, y una especie de anti Sherlock Holmes. Pero Assane no solo roba por placer y dinero, él también lo hace para descubrir a las personas que falsamente acusaron a su papá de un crimen que no cometió. Esta primera parte es de él en busca de la verdad y de llevar a la justicia a los verdaderos culpables.


Y esto es algo que hace muy bien Lupin. En lugar de ser una serie con sus historias de un crimen diferente en cada episodio, logran un gran balance de demostrarnos una historia lineal y consistente, y al mismo tiempo tomarse el tiempo de enseñarnos algunas de sus aventuras en el pasado. Todo mientras cada episodio cuenta con flashbacks de la historia de un joven Assane y su padre, y cómo fue que terminó en la cárcel por un crimen que no cometió. Puede sonar como mucho en solo cinco episodios, pero los tiempos dedicados a cada hilo son bien balanceados.


Pero lo que hace de Lupin una gran serie es sin duda Omar Sy. Después de su papel en Intouchables, Sy probó su suerte durante unos años en Hollywood, pero la industria no le hizo justicia al gran actor que es. Encontrar una serie exitosa en Netflix es justo lo que necesitaba para confirmar su estrellato. Es un actor que derrama carisma en cada escena de la que es parte. Es justo eso lo que me hace compararlo un poco con una especie de Sherlock Holmes, pues a pesar de ser un ladrón (a veces de gente inocente), es imposible no estar de su lado. Por más bien escrita que sea Lupin, es imposible imaginarse qué hubiera funcionado tan bien con cualquier otro actor.


Sin embargo, no puedo decir lo mismo del resto de los personajes, y es ahí donde encuentro mi más grande (y tal vez único) problema con la serie. Assane tiene personas cercanas como su ex pareja Claire, su hijo Raoul, y un amigo de su infancia quien no termina de estar muy claro si es su mano derecha o solo guarda su secreto. Estos tres personajes son suficientes para humanizar al protagonista, pero podrían ser desarrollados más.


Los antagonistas, por otra parte, dejan mucho que desear. Assane es claramente un genio criminal, y es divertido ver como escapa de situaciones complicadas usando sus habilidades e ingenio, pero quedan ganas de ver a alguien que provoque miedo al espectador de que tal vez nuestro héroe no vaya a salir bien de su siguiente aventura. Los únicos antagonistas que vemos a lo largo de la primera parte son o muy por la superficie sus “enfrentamientos”, o son policías que en momentos te deja con la duda de cómo fue que los eligieron a ellos para estar a cargo de la investigación. A Assane le hace falta su Moriarty que lo iguale en inteligencia.


Algo que sin duda me gustaría ver más en los próximos episodios es entender más las motivaciones de Assane fuera de descubrir la verdad sobre su padre. No digo que no sea motivación suficiente, pero está claro que no siempre ha sido la razón de comenzar su carrera como criminal inspirado en Arsène Lupin. Esto podría darle más profundidad a un personaje, y al mismo tiempo darle la oportunidad a Sy de mostrar todavía más sus habilidades como actor.


Lupin es un gran acierto de Netflix. No es una adaptación directa, es moderna, fresca, y más importante es su propia historia, que se basa en unas novelas. Cinco episodios son suficientes para dejarnos con ganas de mucho más y esperando con ansias ya la siguiente parte. Omar Sy carga con el peso entero de una gran serie y lo hace con clase. Esperemos poder verlo en más éxitos dentro de la plataforma.