• Josu Cantu

Reseña Empyre #2

Alineando las piezas de batalla


Después del giro inesperado al final del primer número de Empyre, Al Ewing y Dan Slott se toman su tiempo para reacomodar las piezas para alistarlo para su segundo acto. Los Avengers y Los 4 Fantásticos tendrán que unir fuerzas con quien nunca pensaron, los Kree y Skrull, para poder derrotar a los Cotati liderados por Quoi y Swordsman.

Después de unas páginas donde podemos descubrir cómo fue que surgió este giro y traición de Quoi, Empyre usa el resto de los planos para poder recoger los daños materiales y físicos, pero todavía van a quedar algunos mentales, en especial en Tony Stark. Los Cotati no los vemos más pero terminamos por descubrir su siguiente movimiento en el tablero, y como es que esta batalla será mucho más grande de lo que pensábamos.

Quien sigue teniendo un protagonismo importante es Hulkling. Su rol no termina en haber unido a Kree y Skrull, sino que ahora también es parte fundamental para conectarlos con los Vengadores. En el primer número veíamos a un Hulkling un tanto inseguro de lo que estaba haciendo y no terminaba de convencer como líder, pero Ewing y Slott hacen buen trabajo en posicionarlo como esa pieza clave en el centro de todo. Al ya poder luchar a un lado de nuestros héroes, lo vemos más dispuesto a ser el líder que los bandos necesitan.


A quienes seguimos sin ver en el arco principal de Empyre es a los X-Men, pero los Cotati nos dejan una pista. Quoi y Swordsman usan portales basados en planta, como los de Krakoa, lo cual lleva a una mención sutil de los mutantes. No se sabe si sea tecnología robada de la nación mutante o si simplemente fue un tropezón de los escritores y termina siendo una coincidencia demasiado similar.

En términos visuales Empyre sigue dando planos espectaculares y de colores muy llamativos. Valerio Schriti y Marte Gracia aprovechan de excelente manera el escenario cósmico de este evento, a pesar de que no vamos más allá de nuestra luna. Esperemos que puedan tener el mismo impacto una vez que la batalla llegue a la Tierra.

En general, este número quedó un poco flojo después del comienzo rápido que tuvo Empyre. Tiene visuales y planos muy sorprendentes, pero Schriti y Gracia no pueden hacer mucho cuando la historia es un simple reacomodo de piezas. Esperemos que esto haya sido suficiente para que Ewing y Slott puedan aprovechar al máximo los cuatro números restantes en una batalla de cuatro bandos contra uno. Si se unen los X-Men también, Marvel tiene una tarea difícil de vender que los Cotati sean amenaza suficiente para un gran grupo de superhéroes aliados con dos de las razas alienígenas más emblemáticas de los cómics.