• Josu Cantu

Reseña Dark: Temporada Final

En la cima del género de ciencia ficción, Dark brilla con su humanidad.


Esta reseña NO CONTIENE SPOILERS sobre la temporada final, pero si de las dos anteriores.

Dark no es una serie que se ha caracterizado por dominar el mundo del streaming y la televisión. No está llena de referencias y memes como The Office. No vemos a sus personajes en cada tienda de cultura pop que vamos como con los niños de Stranger Things. Tampoco era el tema de conversación de redes sociales y lugares de trabajo el día siguiente al estreno de un nuevo episodio como Game of Thrones. Esto es lo mejor que le pudo haber pasado a la serie alemana. Se libró de tentaciones monetarias de juguetes, spin-offs y camisas, para terminar cuando y como debió. En su temporada final, Dark nos entrega un cierre apropiado para lo que fue toda la serie, situándose en la cima del extenso catálogo de contenido original de Netflix.


El fin comienza segundos después de donde nos dejó el final de la temporada anterior. Tras haber presenciado la muerte de Martha a manos de Adam, su oscura contraparte del futuro, Jonas logra escapar el apocalipsis gracias a otra Martha, que nos revela que es de un mundo alterno. Si creíamos que Martha era solo un interés amoroso para nuestro personaje central, estábamos completamente equivocados.

Lisa Vicari y Louis Hofmann son el foco de atención de esta temporada. La decisión de introducir a una Martha alterna, nos permite ver otra cara de Vicari donde deja todo en el “escenario” y se roba cada escena en la que está. Hofmann nos sigue demostrando su tremendo rango de actuación y mantiene el nivel visto la temporada pasada. A pesar de ser el mismo Jonas, lo vemos en una faceta aún más desesperada, frustrada del peso que obligadamente tiene que cargar. “No tengo tiempo para esperar 33 años” dice Jonas, una frase un tanto irónica en una serie de viajes en el tiempo, pero que nos hace sentir esas ganas de ya darse por vencido. La química entre estos dos está mejor que nunca y es sin duda uno de los puntos más fuertes de la temporada.


Los creadores, Baran do Obar y Jantje Friese, deciden agregar dimensiones a esta ya complicada serie, con la exploración no solo de viajes en el tiempo, sino que de viajes entre mundos paralelos también. Esto provoca que veamos diferentes versiones de los personajes que ya conocemos, viviendo en un Winden si bien un poco diferente visualmente, es el mismo en esencia. Algunos cambios físicos o fisiológicos de ciertos personajes no fueron de mi mayor agrado por el hecho de sentir que los cambiaron solo por hacer más fácil el diferenciar ambos mundos; pero en este punto ya solo estoy siendo quisquilloso, y no es nada que afecte a la trama general.

La idea de comenzar a saltar entre tiempo y espacio en ocho capítulos puede sonar abrumador, y honestamente pudo haber terminado en desastre, pero do Obar y Friese son simplemente unas mentes aún más brillantes de lo que ya habían demostrado. No sienten la necesidad de estarte recordando en que mundo y año estás, salvo los primeros episodios. Saben perfectamente cuando el espectador ya estará cómodo con la transición visual entre los dos planetas. Como nota personal, los pequeños detalles que distinguen a cada mundo son fáciles de perderse en el fondo, pero cuando los encuentras son un deleite visual y no podía más que sacarme una sonrisa.


Dark es una serie sin héroe, ni villano. No está pintado todo de blanco y negro, y esta temporada es el ejemplo perfecto. No vemos una pelea del mal donde Adam es el villano y Jonas el héroe. Tampoco es la historia de tragedia de ver a Jonas caer a lo que termina siendo Adam. Dark es una batalla de ideologías entre el lado de Adam, y otro que dejaré sin mencionar para su mejor disfrute de la temporada. Esto pone al espectador en una situación que puede resultar un tanto confusa. Estamos acostumbrados a saber a quién apoyar. Avengers vs Thanos. Loser’s Club vs Pennywise. En Dark nos podemos sentir atrapados en un área gris, o pasando de un lado a otro. Esto me parece va a ser lo más polarizante de la temporada, pero a mí me parece que fue parte del plan de do Obar y Friese, y buscaban hacernos sentir lo que estaban sintiendo los personajes en este punto de la historia. La constante lucha de ideologías. El no saber si existe el poder de cambiar las cosas, o si el tiempo representa inevitabilidad. Estos dos conflictos persiguen tanto a los personajes como al espectador.


Durante las tres temporadas vemos temáticas que pueden alejar o abrumar a muchos, en un género de por sí ya difícil de digerir muchas veces. Está claro que en primer vistazo es una serie que incorpora misterio, ciencia ficción, y a veces hasta terror, pero en este camino a establecerse entre las historias memorables de la televisión, Dark encuentra su humanidad. Los personajes no son unidimensionales. No tenemos al héroe altruista que quiere salvar al mundo solo por ser héroe. Cada decisión de los personajes nos hace ver su lado humano. Los humanos somos egoístas por naturaleza, vemos primero por nosotros y nuestros seres queridos que por el bien común. Si el tiempo y espacio es lo que conecta esta historia, la humanidad de sus personajes es la que la mueve hacia adelante. Buenas o malas acciones, las motivaciones detrás de ellas es lo que nos hace conectar con los miembros de las cuatro familias. Baran do Obar y Jantje Friese nos enseñan a la perfección como establecer y desarrollar a un personaje.

Contar una historia de viajes en el tiempo puede ser una decisión peligrosa. Los amantes de la ciencia ficción saben esto a la perfección, pero los creadores de Dark tienen una capacidad de contar historias que rara vez vemos. Lograr que con cada episodio se vaya conectando hilo tras hilo, y que al mismo tiempo la serie mejore su calidad, es digno de aplaudirse. La frase “Todo está conectado” es una que hemos visto en el cine y la televisión más de una vez, pero cuando, en un futuro, un guionista quiera contar una historia de sucesos y personajes conectados, la historia de do Obar y Friese tiene que ser la primera referencia e inspiración. La próxima vez que un nuevo jugador en la televisión de ciencia ficción llegue para posicionarse entre los mejores, Dark estará en la cima, esperando.