• Josu Cantu

Reseña Bridgerton: Temporada 1

Gossip Girl con pluma, tinta, y papel.


Netflix es ya reconocido por cancelar producciones después de tan solo una o dos temporadas, por lo que realizar una adaptación de una serie de ocho libros escritos por Julia Quinn, podría sonar sorpresivo para muchos espectadores. Pero después de ser una de las series más vistas en el último mes, tanto que ya se ha dado luz verde para una segunda temporada, parece que la plataforma de streaming ha encontrado su próximo éxito dramático.


Creada por Chris Van Dusen y producida por Shonda Rhimes (Grey’s Anatomy), la serie etá situada en el periodo de Regencia en Londres, Bridgerton sigue a la familia del mismo nombre. Ellos son la madre Violet, sus cuatro hijos (Anthony, Benedict, Colin y Gregory), y cuatro hijas (Daphne, Eloise, Francesca y Hyacinth). Sin embargo, la verdadera protagonista de esta temporada es Daphne (Phoebe Dyvenor), quien es la primera de los hijos que está lista para encontrar a su pareja y casarse. Es aquí donde entra el otro protagonista, el Duque Simon Basset, interpretado por Regé-Jean Page. Al encontrar que sus intereses están alineados, ellos comienzan una relación que llega a lugares que no esperaban.


Con una voz de Lady Whistledown que funciona como narradora, pero también como la de las noticias de escándalo de Londrés, Bridgerton deja claro que quiere ser el Gossip Girl de las nuevas generaciones. Esto podría parecer poco original, pero la verdad es que funciona a su propia manera. Sin embargo, lo más interesante de Bridgerton es que no es una simple historia de príncipe y princesa. Dyvenor y Page son protagonistas dignos de una serie grande en Netflix y tienen una química que requiere muchas más emociones que solo el de una pareja enamorada. Las mejores escenas de la temporada son cuando los podemos ver juntos, y esto es debido a un buen trabajo de los guionistas, que saben dónde deben ir los reflectores.


Por otro lado, están los hermanos de Daphne, quienes tienen sus momentos para brillar, pero sin duda los que resaltan son Eloise, una hermana un tanto “rebelde” que quiere romper con toda tradición de época, y Anthony, el hermano mayor quien toma las responsabilidades familiares tras perder a su padre. Ambos son buenos actores que le dan personalidades únicas a sus personajes.


Lo mismo no se podría decir del resto. Bridgerton es una serie con MUCHOS personajes, y en una primera temporada donde tienes que introducirlos a todos, es una decisión con mucho riesgo. Esto pudo terminar en desastre, pero no es el caso tampoco. Varios de los personajes son buenos o al menos tienen algunas características únicas, el problema es que quedan muchos personajes muy planos. Su desarrollo se queda tan corto que es muy difícil que te puedan interesar. La mayoría de estos se encuentra del lado de la familia Featherington.


Y es en esta familia donde se encuentra un personaje que no entiendo del todo. Marina Thompson es una prima de la familia, que llega como una de las mujeres más “cotizadas” por todos los Lords de Londres. Pero en ningún momento se toman la molestia de justificar este interés por todos los hombres. Fuera de mencionar que es una de las mujeres más hermosas de la “temporada”, me cuesta interesarme en su personaje, y no es un problema de la actriz Ruby Barker, sino de los guionistas que le fallan con cómo escribieron a Marina.


Algo que tengo que mencionar sobre la serie, es la elección de la música. Como ya mencioné, Bridgerton no esconde su intención de ser el Gossip Girl de las nuevas generaciones, pero esto no funcionaría con una historia completamente ambientada en Londres en los años 1800s. Suspendiendo la incredulidad por unos momentos, nos encontramos con canciones modernas de artistas como Billie Eilish o Shawn Mendes, interpretadas por Vitamin String Quartet. Es una increíble mezcla de música moderna interpretada por puro instrumentos de cuerda, adecuada para los bailes de la alta sociedad de Inglaterra en esa época. Esta sin duda es una de las mejores decisiones que tomó la producción.


Bridgerton me gustó más de lo que esperaba cuando apenas veía el primer episodio. Es un drama que sin duda será ese placer culposo de mucha gente, y es algo que va a ser totalmente entendible pues los escritores saben dejarte con ganas de más y de saber que va a suceder en el siguiente episodio. Si Netflix hace las cosas bien, pueden tener en sus manos su próximo gran éxito de romance y drama.