• Josu Cantu

Reseña Borat Subsequent Moviefilm

No nos va a salvar del 2020, pero es muy necesaria para un año así.


En uno de los estrenos más inesperados en el año sin cine, Sacha Baron Cohen regresa después de 14 años para interpretar al reportero de Kazajistán, Borat. Tan solo días antes de las elecciones en Estados Unidos, el anuncio de esta secuela trajo muchas reacciones diferentes, pero sin duda la más popular fue que esta era la película que salvaría el 2020 y que era justo lo que necesitábamos hoy en día. No sé si Borat Subsequent Moviefilm va a salvar un año tan terrible como este, pero sin duda es una película necesaria para estos tiempos. Sea por una hora y media de risas sin parar, o por la historia detrás de todos los actos irreverentes de Cohen.

Esta es una secuela que ha envejecido con todos los que vimos la primera en el 2006. Borat dejó en ridículo a su nación y fue sentenciado a una vida en el Gulag. En el tiempo que estuvo encerrado, Estados Unidos fue “destruido” por un tal Presidente Obama, pero ha ido en recuperación gracias al gran Presidente Trump. Con un líder tan alineado a los ideales retrogradas de Borat, está es su oportunidad para redimirse, por lo que es enviado en una misión para entregar un regalo (a su hija) a Trump, y así ser perdonado por el gobierno de Kazajistán.

Subsequent Moviefilm entiende que su primera entrega fue un fenómeno, y más hoy en día que Sacha Baron Cohen es uno de los actores más populares del mundo. En el acto más consciente de sí mismo de la película, Borat recurre a diferentes disfraces para no ser reconocido, y más bien mezclarse. Pero el verdadero “truco” de la película para no poner a Borat ante los reflectores, es su nueva compañera de viaje, Tutar. Interpretada por Maria Bakalova, Tutar es una gran sorpresa como la hija de Borat. No solo agrega a las risas el ver la perspectiva femenina del ‘Kazajistán Según Borat’, pero también nos da una gran trama de padre e hija y tiene un desarrollo increíble.

Dicho esto, la secuela tiene mucha más trama que la primera. Esto seguro va a dividir a algunos fans. Tener más trama que su predecesora implica sacrificar algunos sketches o momentos cómicos, para mover la historia y desarrollar a sus personajes. Personalmente pienso que lograron un balance perfecto. Esto no pudo haber funcionado tan bien sin la actuación de Bakalova, quien demuestra ser una actriz con un gran delivery cómico, incluso a un lado del ya considerado genio de comedia Cohen. Su capacidad para las risas ayuda a que el ritmo no arrastre en estos momentos de padre e hija enfocados en la historia.


El objetivo de esta película está claro. Cohen como Borat te van a tener riendo desde el primer minuto como en el 2006, pero esta es una película claramente situada en el 2020. Las burlas hacia lo ridícula que ha sido la presidencia de Trump y Pence, son el centro de atención. A esto le sumas la pandemia de Covid-19, y tienes el sketch de SNL sobre el 2020 más largo del año. En cuatro años donde, tristemente, hemos visto actos horribles de la extrema derecha en Estados Unidos, Borat logra algo difícil de replicar que son esas escenas que después de las risas, te deja boquiabierto el ver que alguien se atreva a hacer algo así en público.


Decir que esta es una película demasiado 2020 es algo muy bueno para un estreno en días como estos, pero también puede ser un arma de doble filo que tendremos que descubrir en unos años. Es injusto comparar Subsequent Moviefilm con la primera entrega, pero se tiene que decir que mientras Borat es una película que sigue vigente hoy en día, es muy posible que la secuela ya no sea tan relevante en unos años.


Por más histórico que sea lo que estamos viviendo este 2020, el que, cuando acabe, muchos quieran olvidar todo lo relacionado con la pandemia puede terminar afectando a la película. Aunque pensándolo bien, quizá no tengamos que esperar tanto para descubrir como envejece pues pareciera que muchos ya prefieren hacer como si Covid-19 hubiera desaparecido ya…pero ese es un tema para otra reseña.

Borat Subsequent Moviefilm no está aquí para contarnos casi nada nuevo (salvo que Maria Bakalova es una gran actriz), cosa que es muy bueno y muy malo al mismo tiempo. Nos confirma que Sacha Baron Cohen es un genio de la comedia y puede retomar, sin tropiezos, personajes de hace más de una década. Sin embargo, también nos confirma que, todo lo que vemos en las supuestas Fake News, es real. Después de dejar en ridículo a Kazajistán, la verdadera venganza de Borat está en ahora hacer lo mismo con Estados Unidos.