• Josu Cantu

No Tan Retroreseña Batman: Under the Red Hood

A 10 años de una de las mejores películas de Batman.


Los últimos poco más de diez años han sido completamente dominados por los superhéroes en los cines. Avengers, Justice League, e incluso otros no tan conocidos que hemos visto en The Boys o en The Umbrella Academy. Con este boom en una nueva era del género, el debate de Marvel vs DC ha recobrado fuerza y donde los fans de DC han tenido la mayor satisfacción y una clara ventaja ha sido en las películas animadas. Mientras que el Marvel Cinematic Universe se apoderaba de los cines, DC no olvidó otra manera de llegar a sus fans, directo en casa. Warner Bros. Animation ha tomado algunas de las historias de cómics más icónicas y les da vida en nuestras pantallas, con, en mayor parte, gran éxito. Under the Red Hood fue un gran ejemplo de esto.

Cinco años después de que Joker asesinara al segundo Robin, Jason Todd, Bruce Wayne se encuentra con un nuevo vigilante enmascarado en Ciudad Gótica. Este vigilante que se hace llamar Red Hood, tiene sus intenciones claras con el crimen organizado y opera de una manera moralmente contrastante a Bruce y vamos descubriendo que terminaría siendo más una amenaza psicológica que física.


Esta es una de las pocas entregas animadas donde no vemos a Kevin Conroy darle voz a Batman. En este caso el papel es tomado por Bruce Greenwood quien es acompañado en buena parte de la película por Neil Patrick Harris como Nightwing. Si bien muchos consideran a Conroy como la voz definitiva de Bruce, Greenwood hace un excelente trabajo. Sin embargo, quien más brilla es Jensen Ackles como Red Hood. Este personaje, sin entrar a spoilers, es uno psicológicamente dañado por su pasado y Ackles hace un brillante trabajo en mostrarnos eso con su pura voz. Los animadores tampoco tuvieron una tarea fácil por la máscara que reduce el rango de emociones que podemos ver en el vigilante. Esto hace aún más impresionante lo que hace Ackles.

Así como Conroy es considerado la voz Batman por excelencia, lo mismo se dice de Mark Hamill con Joker. En este caso tampoco está Hamill y quien toma el mando es John DiMaggio. Tristemente no puedo decir que es el mismo caso que Greenwood en cuanto al trabajo de voz. La vara altísima que ha dejado Hamill con su voz de Joker siempre va a ser una tarea complicado, y si bien DiMaggio no hace un mal trabajo, no termina por entregar un Joker del todo amenazante.


Si bien la voz de Joker no convence completamente, es el equipo de animación quién lo acerca más al villano que estamos acostumbrados a ver. En general, incluso 10 años después, Under the Red Hood sigue siendo visualmente fascinante. No es tanto por los personajes, sino por todo el entorno que los rodea. Gotham se siente real y cada que vemos a Batman en una persecución o pelea tenemos un sentimiento de ver nuestros planos favoritos de cómics cobrar vida. Combinado con una excelente dirección y edición, las escenas de acción en este entorno tan cautivador son de lo mejor que hemos podido ver en Batman, animado o live action.


Under the Red Hood nos da una mirada al hombre detrás de la máscara de Batman. No es una película donde el murciélago se va a enfrentar a sus villanos más icónicos y mucho menos tendrás acción sin parar. Esta historia escrita por Judd Winick busca explorar y retar al humano, antes que al superhéroe.


Batman ha tenido decenas de iteraciones diferentes en el cine, televisión, cómics y más. 10 años después, Under the Red Hood sigue siendo una de las mejores entregas de estas. Es una historia corta con un ritmo rápido desde el primer minuto hasta el último, que, si bien 75 minutos suena como muy poco, es suficiente para entrar más a fondo en el personaje de Bruce Wayne y que sigas interesado en conocer más a este nuevo antihéroe Red Hood. No es necesario que sepas todo de los personajes para que entiendas esta historia, pero si lo que quieres es conocer la esencia de Batman y las razones de su modus operandi, esta es la película que tienes que ver.